Reflexión

El hombre que está en ese banco sentado tiene frío. A parte de frío, tiene la piel como un papel arrugado, el ceño fruncido hasta las cejas y los labios cortados de no hablar.

Al pasar me ha mirado, y ha visto como yo lo miraba, y en su mirada he sentido su soledad, llena de sombras y recelo. En su expresión escéptica y huraña, he visto como el niño que fue salió corriendo muy rápido un día, huyendo de algo que no he sabido adivinar.

Esa media sonrisa de hielo rió a carcajadas alguna vez, hace ya mucho tiempo, y los dedos descalzos que asoman a través de sus zapatos viejos parecen añorar una alfombra caliente y unos calcetines 100% algodón.

Ha exhalado un grito ahogado cuando me iba, supongo que una especie de ¿qué estás mirando? o ¿a ti qué te importa? Yo al llegar a casa tengo calefacción, Smart TV, ducha caliente, mantas, edredones y alguien que me espera. Y yo, que todo lo tengo, a veces oigo ese mismo grito sordomudo en mí, que algunos días también desprendo esa misma mirada escéptica y huraña, aunque cambie de zapatillas y sueños cada nuevo invierno.

Photo by Jonathan Kho

 

 

Anuncios

Un comentario sobre “Reflexión

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: